Cómo plantar ajos

El ajo se planta en otoño y se cosecha en verano. Para plantar un ajo, deberás romper la cabeza de ajos y separar los dientes individuales, teniendo cuidado de mantener la piel intacta.

Cómo plantar ajos

La piel de los dientes es parecida al papel y por lo tanto, es delicada. Ésta debe cubrir el diente completamente. Después deberás llenar una jarra con un litro con agua y mezclar 1 cucharada de bicarbonato de sodio y 1 cucharada de algas líquidas. Sumerge los dientes en esta mezcla durante 2 horas antes de la siembra para evitar enfermedades fúngicas y fomentar un crecimiento vigoroso.

Mientras tanto, prepara la cama para la siembra. El ajo crece mejor en un suelo rico y bien drenado, libre de malezas. Cava un surco de unos 7 u 8 cm de profundidad. Coloca los dientes remojados previamente en el surco con un espaciamiento entre ellos de 15 a 20 cm de distancia. Asegúrate de que el extremo de la raíz que es plano lo colocas hacia abajo y el extremo puntiagudo lo colocas hacia arriba.

Cubre los dientes con unos 5 cm de tierra y agrega al surco compost o un poco de fertilizante orgánico granulado. Riega la cama bien y cubre con 15 o 20 cm de mantillo de paja. Si todo va bien, deberías ver brotes asomando a través del mantillo en 4 o 6 semanas. El ajo deja de crecer en los meses de invierno y se reanuda en primavera.

La planta de ajo queda muy hermosa en el jardín, y además es fácil de cultivar.

Esta planta tolera un poco de sombra, pero prefiere pleno sol. Aunque se han visto algunos dientes brotando en las graveras, el ajo responde mejor en suelos bien drenados, ricos, suelos arcilloso modificados con una gran cantidad de materia orgánica. Las camas levantadas son ideales, excepto en las regiones muy secas.

Cada diente de ajo producirá una cabeza entera. Los grandes dientes generalmente dan las cabezas más grandes. El mantillo, sobre todo durante la primavera, ayuda a la planta a conservar la humedad del suelo y elimina las malas hierbas.

El ajo necesita agua cada semana durante el crecimiento en primavera. Debes detener el riego antes del 1 de junio o cuando las hojas comiencen a amarillear con el fin de permitir que la cabeza crezca hacia arriba.

A mediados de junio, el ajo comenzará con una brotación de copas floridas que se curvan a medida que maduran y en última instancia se enderezan en zarcillos espinosos largos. Estos tallos deben eliminarse para fomentar un mayor crecimiento de las cabezas.

Puedes fertilizar la planta de ajo cada dos semanas y comenzar tan pronto como el crecimiento de la hoja en primavera (normalmente en marzo) y continuar hasta aproximadamente el 15 de mayo , momento en que los bulbos comienzan a formarse. Muchos aficionados utilizan 1 cucharada de algas líquidas y 1 cucharada de emulsión de pescado mezcladas con 4 litros de agua.

Cómo plantar ajos en maceta

Consejos de cosecha

Cuando la mitad o tres cuartas partes de las hojas se tornan de color amarillo-marrón, por lo general a finales de junio o principios de julio (dependiendo de la variedad y el clima), es tiempo de cosecha. Arranca con cuidado cada cabeza. No tires, ya que puedes romper el tallo y esto puede causar que se pudra. Una vez que recoges las cabezas de ajo, sácalas del sol tan pronto como te sea posible.

Ata de 6 a 10 cabezas juntas (etiquétalas si has plantado más de una variedad) y cuélgalas para que se curen durante aproximadamente de cuatro a seis semanas en una zona de sombría y seco y preferiblemente con corrientes de aire.

Cuando las cabezas de ajo estén completamente secas, recorta las raíces, teniendo cuidado de no desprender el revestimiento exterior. Corta los tallos de unos 3 cm por encima de la cabeza si vas a poner los ajos en sacos. Las bolsas de cebolla de malla recicladas son perfectas para el almacenamiento.