Cómo plantar azafrán

El azafrán es una de las especias más caras y exóticas del mundo. Los emperadores romanos se bañaban en las aguas con aroma de azafrán y alfombraban sus teatros con las flores de color púrpura. Las menonitas nunca hicieron todo eso. El azafrán, actualmente se utiliza para cocinar.

Cómo plantar azafrán

Esta especia proporciona el color amarillo intenso y un sabor picante que es fundamental para el éxito de algunos de nuestros platos más tradicionales. En realidad, cualquier plato que lleve aves de corral o los tallarines de huevo, un toque de azafrán, le va que ni pintado.

Nuestros abuelos y bisabuelos se habrían sorprendido al oír que se refieren a esta planta de jardín sin pretensiones como la especia más cara del mundo. Por ese motivo, es una idea genial plantar tu propio azafrán. Si tienes que comprarla, esta especia es realmente tan cara como sugiere su reputación. La producción de azafrán en el mercado laboral es sumamente intensiva. Se necesitan 75.000 flores para producir sólo un kilo de hebras de azafrán seco que al por mayor vale 60 € por 30 gramos.

El azafrán, Crocus sativus, es una excelente adición a cualquier paisaje. Paga con creces su espacio en el jardín gracias a su explosión de color en otoño y su follaje que se mantiene verde como el césped durante todo el invierno.

En el centro de las flores moradas, el azafrán son tres estigmas de color rojo, que se cosechan y secan para producir una especia muy valorada.

Las plantas de azafrán se mantienen inactivas durante todo el verano y luego, cuando el resto del jardín comienza a perder las hojas y las flores con las primeras heladas, empuja sus flores de color púrpura. Cada flor ofrece hasta tres estigmas de color escarlata, los órganos reproductores femeninos, que pueden ser recogidos para el próximo guiso o ensalada o postre.

El sabor del azafrán es diferente a cualquier otro y ha sido descrito como "agradablemente amargo", "tierra" y "salado". Por supuesto, si ya lo has probado, sabes exactamente como sabe.

Plantar tu propio azafrán no podría ser más fácil

A pesar de la reputación exótica de la que goza, plantarlo es un juego de niños. Esta especie no es ni melindrosa, ni temperamental, ni propensa a las enfermedades y es muy resistente a los insectos. Por lo que requiere poca atención año tras año. Sus requisitos son simples: Planta los bulbos en verano y recoge los frutos en otoño. Si la planta crece mucho, dívidela cada cuatro años más o menos.

Recolección del azafrán

Cuando veas las hebras de azafrán, es el momento de recogerlas. Para secar las hebras cosechadas, colócalas en una servilleta de papel durante varios días en un lugar cálido y seco.

Cómo cultivar azafrán

El cultivo de azafrán requiere paciencia, pero no requiere una habilidad especial. Un "kit de inicio" estándar puede constar de 50 bulbos de azafrán que te costarán unos 30 € y producirán menos de una cucharada de aderezo en la primera cosecha. Cada año, sin embargo, irás obteniendo más flores y más sabor de estas maravillosas flores. Pasarás de tener una o dos flores por bulbo el primer año a ocho flores o más el tercer año.

Planta los bulbos a 15 cm de distancia y a 7 cm de profundidad en un suelo rico y bien drenado. Puedes plantar alrededor plantas anuales de verano, ya que está en máximo explendor en otoño.

Las hebras de azafrán frescas se pueden utilizar inmediatamente para cocinar o pueden secar y almacenar. Para almacenarlas necesitarás pequeños contenedores.

El secado de las hebras de azafrán es un proceso sencillo, como ya hemos comentado, se deben colocar las hebras en una toalla de papel durante varios días en un lugar cálido y seco. A continuación, debes transferir el azafrán seco en un recipiente hermético y guardarlo en un estante fresco, listo para tu próximo plato de pollo.