Cómo plantar calabacines

Los calabacines son muy fáciles de cultivar, además es de esperar que si cuidas bien la planta, tengas tres o cuatro calabacibes a la semana. A las plantas del calabacín les gusta a extenderse mucho (1 metro cuadrado), pero siempre se pueden plantar en una bolsa de crecimiento si estás corto de espacio.

Cómo plantar calabacines

Sembrar

Los calabacines son fáciles de cultivar a partir de semillas y pueden ser sembradas al aire libre, en el lugar donde vayan a crecer o en el interior en macetas.

Siembra dos o tres semillas a 2,5cm de profundidad al aire libre a finales de mayo o principios de junio y cubre con un matillo orgánico o de plástico.

Sembrar en interiores

Para los cultivos anteriores a esta fecha o en las regiones frías, debes sembrar las semillas en el interior a 13 mm de distancia y a 7,5 cm de profundidad en macetas con tierra mezclada con compost a partir de mediados o finales de abril con unas temperaturas de entre 18 y 21 grados C.

Si no tienes el espacio suficiente para cultivar plántulas de calabacín, también se pueden comprar plantas jóvenes en centros de jardinería en primavera y éstos por lo general se puede plantar al aire libre inmediatamente.

Dos semanas antes de la plantación o siembra de semillas al aire libre, mezcla la tierra con compost o estiércol bien descompuesto. Espolvorea también un fertilizante general sobre el suelo.

Antes de transplantar las plantas de semillero de interior, debes sacarlas al exterior a principios de junio para que se aclimaten durante una semana. Si aún hace mucho frío, saca las plantas al aire libre durante el día y resguárdalas por la noche durante una semana, luego a la semana siguiente, déjalas en un lugar protegido al exterior durante todo el día y la noche.

También puedes plantar tus calabacines y calabazas en bolsas de crecimiento o macetas que tengan al menos 45cm de ancho, puedes plantar de una o dos plantas por bolsa de crecimiento o por maceta.

Mantén el suelo constantemente húmedo regando alrededor de las plantas, nunca sobre ellas. Necesitan mucha agua, la tierra debe estar húmeda pero con buen drenaje, no es bueno que se formen charcos, ya que de ser así, se pudrirían las raíces.

Alimenta tus plantas cada 10-14 días con un potente fertilizante líquido alto en potasio una vez que los primeros frutos comiencen a hincharse.

Debes recoger los calabacines cuando éstos miden unos 10-12,5cm de largo.

Si vas recogiendo regularmente calabacines mientras son pequeños, te asegurarás un largo período de cultivo.

El oídio es una enfermedad micótica común de los calabacines, especialmente en condiciones secas, cuando las plantas están bajo estrés. Las verás blancas, con parches de polvo en las hojas (hongos) y los tallos y en casos severos, también en los frutos.

Cómo plantar calabacines en macetas

El mantillo y el riego reduce el estrés por falta de agua y ayuda a que las plantas sean menos propensas a la infección. Elimina rápidamente cualquier brote infectado, esto reducirá una infección posterior. No hay productos químicos para tratar el oidio, pero puedes utilizar otras plantas y aceites de pescado o polvo de azufre como preventivo.

Si las plantas no te dan frutos o éstos se pudren cuando aún son muy pequeños, es un problema fisiológico, causado por las condiciones de crecimiento, no por una plaga o enfermedad. Es un problema cuando el tiempo a principios de verano es fresco y esto hace que la polinización se haga de forma inadecuada.

Esto suele ser un problema temporal y una vez que el clima empieza a mejorar, también lo hará la polinización. Puedes intentar llevar a cabo la polinización de las plantas tú mismo, tan sólo tienes que coger una flor masculina (las flores masculinas no tienen una hinchazón en su base) y rozar las partes centrales con el centro de una flor femenina (las flores femeninas tienen una hinchazón en la base, esto es el comienzo de la fruta). Pero esto es un poco pesado, así que si no te apetece hacerlo, no te preocupes ya que normalmente, la planta va a corregir este problema por sí misma.

El moho gris es un problema que se da normalmente en condiciones de humedad y es generalmente peor en las plantas débiles o dañadas. El moho normalmente entra por una herida, pero, en las condiciones adecuadas, puede infectar incluso a las plantas sanas. Verás moho gris difuso sobre brotes afectados, hojas, flores o frutos. Las partes de las plantas infectadas con el tiempo se marchitan y mueren.

La higiene es muy importante para prevenir la propagación del moho gris. Si ves moho gris, retira el material infectado y destrúyelo. El moho gris es alentado por el hacinamiento, así que asegúrate de plantar los calabacines a la distancia adecuada de separación. No hay fungicidas que estén aprobados para su uso por los jardineros aficionados contra el moho gris. Los productos que contienen mezclas de aceites vegetales y de pescado pueden ser utilizados, pero es poco probable que tengan mucho impacto.