Cómo plantar marihuana medicinal

Aprender a plantar marihuana medicinal en tu propia casa te dará la oportunidad de controlar las cepas que utilizas. La marihuana se pueden clasificar en dos cepas principales. Las variedades de Cannabis Sativa, que generalmente ofrecen unas cepas de alta calidad. O la Cannabis Indica que son más edificantes y más fuertes.

Cómo plantar marihuana medicinal

Las Indicas tienden a ser más cortas y más compactas mientras que las Sativas son más altas y tienen ramas más largas. Las técnicas de cultivo modernas también han hecho posible una interminable variedad de cepas híbridas de marihuana, dando lo mejor de ambos mundos.

Requisitos básicos

Las plantas de marihuana necesitan agua con un nivel de pH correcto, luces de crecimiento, nutrientes, ventilación y temperatura adecuadas. Independientemente de cómo te crezcan debes asumir estos requisitos básicos en tu mente y preguntarte en cada etapa, ¿cómo puedo mejorar lo que les ofrezco a mis plantas?

Ciclo de vida del Cannabis

El Cannabis es una planta anual. Si se cultiva, ésta germina en primavera. Establece un gran crecimiento vegetativo durante todo el verano y luego aparecen las flores en otoño. Para el cultivo de marihuana en tu casa, necesitarás germinar las semillas de marihuana, colocándolas en las plántulas en condiciones de iluminación de 24 horas (algunas personas hacen 18 horas de luz y 6 de descanso). Para la etapa en la que la planta ha crecido lo suficiente tendrás que engañar a la floración ajustando la secuencia de luces 12 horas de luz y 12 horas de descanso, de esta forma la planta pensará que es otoño.

Aproximadamente de 10 a 12 días después de que la etapa de floración comience, comenzarás a notar dos pequeños pistilos justo en la intersección de la articulación de la rama. Para producir los brotes más potentes es necesario eliminar las plantas masculinas, ya que tienen cantidades muy bajas de THC, CBD y CBN cuando se comparan con las hembras y que también hará que las plantas femeninas comiencen con las semillas. Retira las plantas macho antes de que polinicen a las plantas hembras, ya que una vez polinizadas las hembras se volverán a las semillas y no queremos eso.

Sin las plantas macho alrededor de las plantas hembra, éstas pondrán toda su energía en la creación de flores, en lugar de semillas de cannabis. El resultado es esencialmente una planta virgen o Sensimillia, que viene del español "semilla del pecado" o "sin semillas".

Luces para la marihuana

La luz es uno de los requisitos básicos para hacer crecer esta planta. Las plantas de marihuana necesitan diferentes partes del espectro de luz para crecer. Luz luz azul durante su etapa vegetativa. Luz amarillo, ámbar, rojo claro y rojo durante la floración o la fase del capullo. La marihuana necesita luz entre 420 y 750 nanómetros (nm). Normalmente el espectro de luz para todas las plantas comienza en 375 nm, pero para la marihuana está más cercana a 420 nm.

Luces LED de crecimiento. Recientemente, la tecnología moderna ha traído finalmente la luz ideal para el mercado. Las luces LED de amplio espectro realmente ofrecen todo lo que un cultivador de marihuana de interior necesita. Los LEDs ofrecen el consumo de energía en aproximadamente 15 % de un HID similar, una larga vida útil de aproximadamente unas 50.000- 60.000 horas, sin lastres, sin costes de mantenimiento, sin exceso de calor producido y la eficacia en todas las etapas de la vida de las plantas. Los LED de amplio espectro son la mejor opción para los cultivadores de interior que quieren una sencilla configuración.

Cómo plantar marihuana exterior e interior

Luces HID de crecimiento. Son unas luces de alta intensidad para el crecimiento de esta plantan y son el estándar que toda la industria ha utilizado durante todas las generaciones hasta ahora. Se trata de una lucha entre HID y LED en estos días y los LED están ganando la carrera en sólo los últimos años. Los HID solíaN ser la forma más eficaz de transferir La luz necesaria a estas plantas. Sin embargo los LEDs son más eficientes en convertir la electricidad en luz actualmente y es por eso que estamos viendo que los LEDs se abren camino en los faros de automóviles, yates, iluminaria de la calle y la iluminación de los estadios y aeropuertos.

Hay dos tipos principales de luces HID para el crecimiento de la marihuana: De alta presión de sodio (HPS) y de halogenuros metálicos (MH).

Las luces Metal Halide (MH) emiten luz con una gran cantidad de espectro azul. Esto las hace ideales para el crecimiento vegetativo sin embargo, no son luces muy eficientes durante la etapa de floración. Muchos productores usan luces de halogenuros metálicos para la fase vegetativa y luego cambian a las de alta presión de sodio (HPS) para la floración. El uso de una mezcla de las dos luces a lo largo de todo el cultivo es una de las maneras más óptimas de proporcionar luz para tus plantas.

Las luces de alta presión de sodio (HPS) emiten luz de color naranja o ámbar, que pueden resultarte muy familiares, ya que se utilizan en el alumbrado público. Este espectro luminoso (amarillo, naranja, rojo) es más efectivo para la fase de floración. Aunque con las luces HPS, las plantas crecen bien, no son la luz óptima para el crecimiento vegetativo. También funcionan de manera más eficiente que las lámparas de halogenuros metálicos, que emiten más lúmenes para la misma potencia. Si sólo vas a usar una lámpara y no ha considerado las luces LED, entonces este tipo de luz, es el lugar para ti.

Las luces fluorescentes y las CFL son ahora un poco más populares para los productores debido a su tamaño compacto. Los bulbos suelen necesitar un espectro azul en la etapa vegetativa o ámbar/rojo para la etapa de floración, sin embargo, hay un par de unidades de amplio espectro disponibles que son adecuadas para el cultivo de marihuana desde la semilla hasta la flor. Las bombillas fluorescentes están disponibles en una variedad de tipos. Son relativamente baratas y su baja emisión de calor significa fluorescentes se pueden colocar en una proximidad muy cercana a las plantas en crecimiento, de hecho esto se recomienda ya que su salida de luz real (medida en lúmenes) es bastante baja. Muchos cultivadores utilizan fluorescentes para plántulas y plantas jóvenes cuando sus demandas de luz son menores.