Cómo plantar pimientos

Los pimientos se pueden encontrar en una gran variedad de tamaños, formas, colores y sabores, además son fáciles de cultivar.

Cómo plantar pimientos

Las opciones de los pimientos van desde el dulce y crujiente al picante y ardiente, de grandes y largos a pequeños y finos... Este vegetal nativo de América es el segundo vegetal más popular en los jardines. Va después de los tomates y además, necesita la misma atención. Los pimientos también son ideales para la siembra in situ en el jardín. Los colores brillantes de la fruta madura son especialmente atractivos en parterres y plantaciones en macetas.

Las nuevas variedades de pimientos se publican cada año, en colores maduros que van de rojo brillante al naranja, blanco, púrpura y casi negro. Si has tenido problemas en el pasado con enfermedades como el virus del mosaico del tabaco o la mancha bacteriana, debes elegir las variedades resistentes a las enfermedades.

Siembra

Elige un sitio con pleno sol para plantar tus pimientos. No plantes los pimientos en el mismo sitio dónde antes plantaste tomates o berenjenas, porque los tres son miembros de la familia de las solanáceas y están sujetos a enfermedades similares. Asegúrate de que el suelo drena bien para evitar el agua estancada, ya que ésta, favorece la pudrición de la raíz.

Los centros de jardinería ofrecen una buena variedad de trasplantes, pero las opciones son mayores cuando puedes hacer crecer los pimientos desde la semilla. A las raíces de los pimientos no les gusta que las molesten, por lo que deben sembrarse en el interior de tu hogar en macetas con turba dos meses antes de la última helada. Pon tres semillas por cada maceta. Mantén la temperatura del suelo a 23°C y mantén el semillero húmedo, pero no mojado. Necesitan un mínimo de 5 horas de luz solar intensa al día o idealmente, puedes mantener las plantas bajo luces durante 12 o más horas diarias. Una vez que las plántulas sean de unos 5 u 8 cm de alto, elige la planta más fuerte de la maceta y las demás córtalas a nivel del suelo.

Las plántulas están listas para ser transplantadas al jardín cuando miden entre 10 y 15 cm de altura. Antes de pasar las plantas jóvenes al jardín, saca las macetas fuera durante una semana. Los pimientos son muy susceptibles a trasplante, les puede causar un "shock", que puede interrumpir el crecimiento durante una semana. Para evitar escandalizar a las plantas, asegúrate de que la temperatura del suelo sea de al menos 15°C antes del trasplante; esto por lo general se produce de 2 a 3 semanas después de la última helada. Realiza el trasplante en un día nublado o por la noche para reducir el riesgo de quemaduras producidas por el sol; si esto no es posible, proporciona sombra temporal para las plántulas trasplantadas.

En la compra de los trasplantes, elige los que tengan tallos fuertes y hojas de color verde oscuro. Pasa de los que ya tienen pequeños frutos, porque estas plantas no producirán correctamente. Los pimientos necesitan al menos 2 meses desde el momento en que los plantas para dar frutos, los productores de ciclo corto deben seleccionar cultivares de maduración temprana.

Debes dejar al menos 45 cm de distancia entre planta y planta y al menos 60 cm entre las filas de pimientos, teniendo en cuenta que los cultivares más picantes necesitan menos espacio que los dulces. Si las plantas están expuestas a los vientos, fija las plantas, pero trata de no dañar las raíces. Para disuadir a los gusanos cortadores, coloca un collar de cartón alrededor de cada tallo, empujándolo al menos unos 2,5 cm del suelo. Si el clima se vuelve frío y lluvioso, protege las plantas jóvenes con telas térmicas.

Cómo plantar pimientos en macetas

Un suelo uniformemente húmedo es esencial para un buen crecimiento, por lo que puedes extender un mantillo grueso, que permita pasar la luz y el aire como por ejemplo, paja o hierba cortada, alrededor de las plantas. Riega profundamente durante los períodos secos para fomentar el desarrollo de raíces profundas. La falta de agua puede producir pimientos de sabor amargo. Para evitar dañar las raíces, tira suavemente de las malezas invasoras con la mano.

Aunque los pimientos son plantas tropicales, las temperaturas superiores a 30°C a menudo causan que las flores se caigan y las plantas se marchiten. Para evitar este problema, planifica tu jardín con algunas plantas más altas para que den sombra a los pimientos durante las horas de más calor del día. Si plantas pimientos en un suelo bien preparado, la fertilización por lo general no es necesaria. Las hojas pálidas y un crecimiento lento, sin embargo, son una señal de que las plantas necesitan una alimentación de fertilizante líquido, como la emulsión de pescado o compost.

Problemas

Dado que los aerosoles fabricados con chiles molidos pueden disuadir a los insectos, es lógico que las plagas no suelan molestar a las plantas de pimiento. Hay, sin embargo, algunas excepciones. El picudo negro de la pimienta, un escarabajo de 0,31 cm de largo de color bronce con un hocico de color marrón o negro y su larva, un gusano blanco con una cabeza de color beige, muerden y hacen agujeros en flores y capullos, causando frutas deformes y descoloridas. Es una plaga común. Puedes prevenir el daño manteniendo el jardín libre de residuos de cultivos.

Otras plagas ocasionales incluyen áfidos, escarabajos de la patata, escarabajos, gusanos picudos y gusanos cortadores.

La rotación de cultivos y cultivares resistentes son la mejor defensa contra la mayoría de las enfermedades de los pimientos. Estas son algunas de las enfermedades más comunes a tener en cuenta:

  • Infección de antracnosis que causa manchas oscuras, hundidas, suaves y acuosas en los frutos.
  • Mancha bacteriana que aparece como pequeñas manchas de color verde-amarillento en las hojas jóvenes y puntos oscuros con centros de color claro en las hojas más viejas.
  • El tizón temprano aparece como manchas oscuras en las hojas y tallos; las hojas infectadas mueren con el tiempo.
  • Marchitez por Verticillium aparece primero en las hojas más bajas, que se vuelven amarillas y se marchitan.
  • Mosaico. La más grave enfermedad es una infección viral que motea las hojas de las plantas jóvenes con manchas oscuras y claras y con el tiempo hace que se arruguen. Más tarde, el mosaico puede causar frutas amargas.

Recolección

La mayoría de los pimientos dulces se vuelven aún más dulces cuando maduran a medida que cambian de verde a rojo brillante, amarillo o naranja o incluso marrón o púrpura. Los pimientos maduros ofrecen una mayor variedad de colores del arco iris, a menudo en la misma planta y logran su mejor sabor cuando están bien desarrollados. Al principio de la temporada, sin embargo, es mejor coger los pimientos antes de que maduren para fomentar que la planta se mantenga activa; una fruta madura puede ser una señal para que la planta detenga la producción.

Para retirar el fruto, siempre debes cortar, nunca arrancar los pimientos de la planta. Retira todos los frutos cuando se prevea una helada o tira de las plantas por las raíces y cuélgalas en un lugar seco y fresco en el interior para que la fruta madure con mayor plenitud.