Cómo plantar piñas

Las piñas son maravillosos frutos. No sólo son deliciosos, sino que también son muy fáciles de cultivar. Todo lo que necesitas para comenzar a hacer crecer tu propia piña es una piña y un poco de tierra (y una maceta si vives en un clima más frío).

Cómo plantar piñas

Paso 1: Consigue una piña

Ve donde quieras a comprar esta fruta, ya sea en un supermercado, mercado de agricultores o un puesto al lado de la carretera. Compra una buena piña. Asegúrate de que sea agradable y madura. Lleva la piña a tu casa y pasa al siguiente paso.

Paso 2: Corta y come

Llévate a tu casa la piña. Enjuaga la fruta, luego colócala en una tabla de cortar. Coge un cuchillo y corta la parte superior de hojas de la piña, junto 2,5 o 5 cm de la carne de la piña. Conseva esta parte mientras te comes el resto de la piña.

Paso 3: Averiguar dónde plantar la piña

La parte superior de la piña sobrante del paso anterior es todo lo que necesitas para hacer crecer una piña. Una piña es una fruta, por lo que puede producir semillas, pero por lo que se entiende por semillas, las de la piña doméstica son raras. Personalmente nunca he conseguido ninguna semilla. Debido a la falta de un suministro de semillas, el corte de la parte superior de la piña es la forma ideal de plantar una piña.

Para la plantación, es mejor poner la parte superior de la piña directamente en la tierra, ya que funciona mejor. Existen otras técnicas para la plantación de piñas, como el recorte de toda la fruta que queda, dejando sólo la base de las hojas y luego dejar que la parte superior se seque durante unos días, a continuación, poner la parte superior de la piña en un vaso de agua hasta que las raíces comiencen a crecer y finalmente plantar la parte superior de la piña en el suelo. He experimentado con estos pasos adicionales y no he tenido demasiada suerte. La brotación de raíces en agua dio como resultado plantas de piña muy mohosas, que no sobrevivieron. Así que con todos estos pasos adicionales que puedes probar, plantar la parte superior de la piña directamente en la tierra, parece que es el que funciona mejor.

Si vives en un clima más cálido, puedes plantar la piña directamente en la tierra. Si donde vives hay heladas ocasionales cada invierno, deberás plantar tu piña en una maceta y dejarla en el interior de tu hogar.

Cuando escojas un lugar (o maceta) para tu piña, asegúrate de que tiene espacio. Las plantas crecen hasta unos cinco metros de ancho y tienen hojas espinosas, así que considera esta información, en el momento de decidir dónde quieres plantar tu piña.

Paso 4: Planta tu piña

Una vez que hayas decidido dónde plantar tu piña, cava un agujero en la tierra. El agujero sólo necesita ser lo suficientemente profundo como para cubrir la fruta todavía unida a las hojas de la piña. Colocar la piña en el agujero y cúbrela con tierra, dejando las hojas de la piña expuestas en la superficie.

Si la estás plantando en una macera en lugar de en la tierra, debes hacer lo mismo, con la única diferencia de que la tierra está contenida dentro de las paredes de la maceta.

Paso 5: Riégala y olvídate

Una vez que has plantado tu piña en la tierra, riégala.

Si ya has plantado tu piña, puedes olvidarte de ella durante un tiempo. Las piñas son plantas que no necesitan mucho mantenimiento. Después de plantarlas, no debes regarlas con frecuencia. No es que vayas a dañar la planta si la riegas con más frecuencia que la propia lluvia, pero tampoco se van a morir si te olvida de regarlas cada pocos días. Mis plantas han vivido varios años con esta actitud.

Cómo plantar una piña

Si has plantado tu piña en una maceta, deberás meterla en casa cuando las temperaturas bajen y definitivamente deberás regar la piña con más frecuencia.

Paso 6: Espera

La planta de la piña crece muy lentamente. Después de aproximadamente un año, sin duda notarás el crecimiento de tus plantas. Necesitarás entre 2-3 años para que tus plantas empiecen a dar frutos.

El fruto se empezará a formar en el centro de la planta de la piña. Empieza a buscar una gran flor de color rojo brillante y amarillo. La flor finalmente se transforma en la fruta que todo el mundo conoce como una piña.

Mientras que estás esperando a que la planta dé frutos, vigila los animales que viven entre las hojas de piña. Las ranas arbóreas parecen disfrutar descansando entre estas plantas.

Paso 7: Recolecta

Deja que tus piñas maduren en la planta. De esa forma, tendrán un mejor sabor que las que compras en las tiendas, que no las han dejado madurar lo suficiente. Cuando la piel exterior de la piña comienza a cambiar de marrón a amarillo, corta el tallo con el que se sujeta la piña. En este proceso de espera del momento oportuno para coger tu piña, tenga cuidado con las ardillas de barrio. También disfrutan de buenas piñas maduras, así que no te demores demasiado, ya que puedes salir a la calle una mañana y encontrar tu piña medio devorada.

Disfruta comiendo tu fruta de cosecha propia. Guarda la parte superior de modo que cuando hayas terminado de comértela, la puedas plantar y hacer que tus plantas de piña se multipliquen.