Cultivo de habas: una guía completa

La haba es una leguminosa conocida desde la antigüedad, donde se cultivaba y también se utilizaba como alimento para los esclavos junto con la espelta y los higos, debido a sus propiedades nutricionales.

Aquí hay una breve guía sobre cómo cultivar habas en el jardín, es una verdura fácil de cultivar, también adecuada para horticultores principiantes y suelos no particularmente ricos.

Se puede cultivar tanto en el sur como en el norte de Italia, en el norte es mejor plantarlas después del invierno, mientras que en el sur se siembran incluso a finales de otoño y la semilla pasa el invierno en el jardín.

La siembra de habas en la huerta.

Periodo de siembra. Los frijoles se siembran entre octubre y marzo, dependiendo del clima, la planta tiene un hábito erguido y alcanza un metro de altura, produciendo 5-6 vainas.

Sexto de implante. La haba se siembra en hileras separadas por 70 cm, en la hilera se entierra la semilla cada 20 cm. Si no emerge a su debido tiempo, las semillas corren el riesgo de ser devoradas por insectos. Las semillas se colocan a 4-6 cm de profundidad. Para obtener más información, puede leer el artículo que explica cómo sembrar habas en el jardín.

Clima y terreno ideal. A la haba le encantan las temperaturas entre 15 y 20 grados, sin embargo, no por debajo de los 5 grados y un pH del suelo entre 5,5 y 6,5.

Cultivo

La haba es una hortaliza sencilla de cultivar, prácticamente las mismas instrucciones se aplican a esta hortaliza con respecto a cómo cultivar frijoles. Desde el punto de vista del riego, las plantas de habas necesitan agua durante la floración, tan pronto como aparecen las primeras flores, es por tanto necesario asegurar un correcto riego de las plantas. La haba teme una sequía prolongada, pero también un estancamiento del agua que causa pudrición y enfermedades.

El cultivo después de la siembra, además del riego, implica el deshierbe y el deshierbe para controlar las malas hierbas y un poco de azada para mantener el suelo blando. Luego se puede hacer un apisonamiento para proteger a la planta del frío y estimular sus raíces.

Adversidad: enfermedades e insectos

Allí haba tiene especial miedo a los pulgones, no en vano al pulgón negro se le llama el «pulgón negro del frijol».

La gorgojo en cambio, es un escarabajo que puede dañar seriamente el cultivo. Las habas se pueden defender de los gorgojos y pulgones siguiendo las mismas indicaciones válidas para las habas.

Entre las enfermedades, la peor adversidad es la carbón vegetal, un hongo que en situaciones de humedad prolongada puede hacer que las raíces de la planta se pudran.

Colección

una planta de habaLos frijoles se cosechan entre mayo y junio, antes de que la semilla se endurezca, y también se pueden comer crudos. Si la semilla está demasiado madura, la legumbre debe pelarse antes de consumirla. El momento adecuado para la cosecha se produce al tacto al sentir las semillas dentro de la vaina.

En el momento adecuado para la recolección, la presencia de semillas en la vaina se puede verificar al tacto. La semilla se puede secar, tomando las mismas precauciones que se toman con el frijol, para evitar las incursiones del gorgojo.

Una vez cosechados, los frijoles se pueden secar o almacenar congelados. A la hora de secar debemos tener cuidado con el gorgojo (como con el frijol). Las habas secas también se pueden reducir a harina, para ser utilizada posteriormente en cocción y en sopas de verduras.

Si necesitas semillas de frijol ecológicas, te recomendamos la variedad Supersimonia que puedes encontrar online: Semillas de frijol Supersimonia.

Deja un comentario