cultivo y propiedades de la flor malva

La malva es una pequeña planta bienal, se encuentra en estado salvaje y vive sin problemas hasta 1200 metros sobre el nivel del mar. No teme al frío, pero tampoco al calor excesivo ni a la sequía, por lo que es muy adaptable y cultivable en toda Italia.

Tiene hojas con cinco / siete lóbulos redondeados, las flores son violetas con vetas y aparecen entre abril y octubre. Esta hierba crece espontáneamente en jardines y al costado de la carretera, de hecho es una planta que se reproduce con mucha facilidad.

Es una planta medicinal, preciosa por sus múltiples propiedades, se utiliza sobre todo para preparar decocciones e infusiones, aunque incluso se puede utilizar como verdura en sopas.

Clima y suelo apto para malva.

La malva es una planta espontánea que enraiza fácilmente y se adapta a la mayoría de climas y suelos. Aunque se adapta a cualquier suelo, prefiere suelos ricos en sustancia orgánica y capaces de retener la humedad durante mucho tiempo, por lo que puede valer la pena poner compost maduro antes de sembrarlo. Como planta, también es poco exigente en términos de rotaciones de cultivos.

En el jardín se puede optar por poner la malva tanto en las zonas expuestas al sol como en los parterres semisombra, por lo que es una buena flor para realzar los pequeños rincones soleados del jardín. La planta teme al calor excesivo, en zonas muy bochornosas es recomendable utilizar mallas de sombreo para proteger esta planta medicinal en los meses más calurosos.

Sembrando la flor

Puede sembrar la malva en primavera directamente en casa, o en un semillero o maceta al final del invierno y luego trasplantarla a la cama del jardín. Las semillas son muy sencillas de germinar, tanto que la planta se vuelve a sembrar si se deja sola, extendiéndose de año en año en terrenos baldíos.

Para la siembra es suficiente preparar el suelo con un procesamiento normal y una fertilización orgánica moderada, eventualmente agregando arena a suelos demasiado asfixiados y compactos. Tienes que quedarte con uno distancia de 25-30 cm entre una planta y otra, en el huerto de la casa solo unas pocas plantas son suficientes para obtener una cosecha útil para las necesidades de la familia.

Las plántulas de malva también se pueden comprar en el vivero, pero es una planta simple de obtener de la semilla, por lo que generalmente es conveniente sembrarla.

El cultivo de la malva

La malva es una planta muy sencilla de cultivar, las plantas desarrolladas requieren pocos cuidados y están poco sujetas a enfermedades y parásitos. Cuando las plántulas son jóvenes se van regado con regularidad, el resto se hace mojando solo cuando hay una escasez prolongada de agua.

Desmalezar el suelo para liberarla de malas hierbas es especialmente útil cuando las plántulas son pequeñas, con el crecimiento del arbusto la malva se vuelve lo suficientemente competitiva como para poder encontrar el espacio y basta con operaciones esporádicas de limpieza de los parterres. El acolchado puede ayudar tanto a retener la humedad como a evitar tener que eliminar las hierbas silvestres.

Cosecha y secado

La malva es una flor conocida sobre todo por infusiones y decocciones con propiedades medicinales, pero también es excelente en la cocina para dar sabor a minestrone y sopas de verduras, o hervidas y condimentadas. Las flores aún en capullo y las hojas más jóvenes se recogen de la planta, que se secan para preparar infusiones.

Cuando se usa en la cocina, se toman las hojas que se deben cocinar directamente, mientras que si se desea hacer decocciones hay que coger flores, brotes y hojas, que se pueden secar en secadora o en un lugar oscuro y luego guardar en vaso. frascos. Por otro lado, se debe evitar el secado al sol, que empobrece muchas propiedades.

Las decocciones de malva y sus propiedades.

El uso de malva en infusiones de hierbas es muy sencillo. Con las hojas y flores de esta planta medicinal se pueden realizar excelentes infusiones, decocciones o infusiones. La infusión se obtiene con un puñado de hojas en un vaso de agua hirviendo, para endulzar al gusto, y eventualmente agregar jugo de limón. La decocción de malva que es un antitusivo, se obtiene hirviendo agua, flores y hojas durante unos minutos, luego es necesario filtrar la infusión y beber caliente.

Propiedades de la malva: a las decocciones de malva se les atribuyen propiedades calmantes, antiinflamatorias y reguladoras del intestino. La cualidad más conocida de la infusión de malva es la de ser un calmante para la tos, también útil contra los resfriados, además las flores de malva tienen propiedades emolientes y por tanto se utilizan en cosmética.

Deja un comentario