Insectos que atacan a las espinacas: la defensa de la huerta

Vegetales aparentemente simples, la espinaca se siembra directamente en el jardín durante los períodos frescos de principios de primavera o finales de verano y principios de otoño. Si se siembran con moderación o se aclaran adecuadamente después de la siembra, ofrecen cosechas generosas porque las plantas pueden expandir las hojas a su máximo potencial, mientras que si son demasiado densas tienden a girar un poco y permanecer pequeñas.

La espinaca tiene un alto requerimiento de agua y no tolera la sequía, especialmente cuando se combina con el calor, lo que hace que se produzcan semillas temprano. Con unos pocos cuidados se pueden realizar abundantes producciones y gracias a túneles o láminas de tela no tejida se puede alargar la temporada de recolección en otoño y principios de primavera.

Al igual que otras verduras, las espinacas también pueden verse afectadas por enfermedades y parásitos animales, que deben aprenderse a reconocer y prevenir. En agricultura ecológica trabajamos principalmente en la prevención mediante la aplicación de buenos criterios de rotación de cultivos, riego correcto y fertilización moderada, para luego intervenir según sea necesario con algunos productos de bajo impacto ambiental.

Ahora veamos cuáles son los principales insectos y parásitos que amenazan el cultivo de espinacas y cómo afrontarlos de forma ecológica.

Mosca de la espinaca

Es un insecto del orden de los dípteros, que en la etapa de larva cava túneles (minas) muy delgados en el parénquima foliar de las espinacas. El insecto completa 3 generaciones al año y pasa el invierno en el suelo como una pupa a unos centímetros de profundidad. Por tanto, para evitar daños importantes por la mosca de la espinaca es importante practicar rotaciones de cultivos, de forma que se interrumpa el ciclo biológico del insecto, dificultando su vida. No tenemos que dejar que encuentren las espinacas en el mismo lugar la próxima primavera, pero tenemos que moverlas todo el tiempo.

Durante el cultivo se recomienda hacer un tratamiento con azadiractina (aceite de neem) cuando aparezcan las primeras minas en el follaje. Es evidente la importancia de vigilar el cultivo para detectar rápidamente cualquier ataque de este minador u otros insectos, ya que los productos naturales como la azadiractina tienen un efecto menos mortífero que los insecticidas utilizados en la agricultura convencional.

Mosca minera sudamericana

También en este caso el insecto es un diptero, que hace muchas picaduras en las hojas para alimentarse del tejido foliar, dejando marcas punteadas necróticas. Las larvas de la mosca minera sudamericana, como las de la mosca de la espinaca, excavan finos túneles en las hojas y los ataques son frecuentes, sobre todo en las cosechas de finales de verano-otoño. La azadiractina también es eficaz contra este parásito, por lo que se aplican las mismas precauciones aplicadas contra la mosca de la espinaca.

Nematodos

Algunas especies de nematodos pueden dañar las espinacas, por ejemplo, el nematodo de la remolacha (Heterodera schactii), que es bastante polífago. El problema es que este parásito es capaz de sobrevivir durante años en el suelo, y en ausencia de plantas hospedadoras esto es posible gracias a su transformación en quistes. Los nematodos se adhieren al sistema de raíces (se pueden ver quistes blancos en las raíces) lo que lleva a la descomposición vegetativa. Para prevenir la presencia y daño masivo de los nematodos es necesario practicar rotaciones amplias y cultivar plantas de rábano picante como cebo para mantener su presencia monitoreada. Además, plantar caléndulas en su jardín puede ayudar. Otras especies de nematodos polífagos, que también pueden afectar a la espinaca, se reconocen en sus ataques por el aspecto muy arrugado y deformado de las hojas y por un deterioro generalizado de las plantas.

Terricolous nocturno

Los nocturnos como Agrotis segetum y Agrotis ipsilon tienen 2 o 3 generaciones por año y causan daños muy similares, provocando la muerte de las plantas. Las larvas de estas polillas se alimentan de las raíces y permanecen en el suelo. Para estar seguro de su presencia hay que escarbar alrededor de las plantas de espinaca y ver si emergen del suelo. Ya de esta forma muchos de ellos se pueden eliminar manualmente, pero para tratamientos más rápidos es posible probar el piretro.

Campañoles

Las espinacas, al igual que otras verduras, pueden verse afectadas por los ratones de campo, que con sus erosiones radiculares hacen que las plantas se marchiten. No es posible hacer mucho contra los ratones, pero algunas precauciones ayudan a mantenerlos alejados. Por ejemplo, las botellas de vidrio semienterradas y oblicuas se pueden colocar en el suelo, de modo que el siseo del viento las moleste, así como las vibraciones subterráneas producidas por el golpe periódico de postes metálicos plantados en el suelo pueden mantenerlas alejadas. También existen herramientas especiales que emiten perturbadoras vibraciones para los ratones, pero en cualquier caso, la presencia de gatos es la solución más natural y eficaz.

Babosas y caracoles

A las babosas y los caracoles les encanta comer verduras de hoja y, por lo tanto, también espinacas. Ante su daño es necesario implementar algunos trucos, es decir, instalar trampas con cerveza, que se deben enterrar en el suelo, esparcir ceniza de madera alrededor del cultivo y no menos recolectar los caracoles manualmente, incluso con la ayuda de cebos como tablas. . o debajo de macetas volcadas debajo de las cuales las babosas pueden refugiarse durante el día. También existen babosas ecológicas a base de ortofosfato de hierro, para esparcir en los parterres.

Pulgones

El pulgón del frijol o el pulgón verde del melocotón también pueden afectar a la espinaca y, como en otros cultivos, notará las densas colonias de estos pequeños parásitos con melaza pegajosa.

Los pulgones se previenen rociando extractos frescos de ortiga, pimiento picante y ajo, y se pueden erradicar rociando una solución acuosa de jabón natural de Marsella en el cultivo por la noche. Afortunadamente, en la naturaleza, los pulgones son depredados por mariquitas y otros insectos benéficos menos conocidos, como moscas flotantes, crisopos y tijeretas, por lo que evitar la muerte y los insecticidas no selectivos es importante para preservar la biodiversidad en el medio ambiente.

Otra forma preventiva contra los pulgones es la fertilización equilibrada: un suelo demasiado rico en nitrógeno hace que la planta absorba el exceso y tenga tejidos más esponjosos y más susceptible a las picaduras de pulgón. Incluso con estiércol granulado, que está concentrado, se debe tener cuidado de no exceder las dosis.

Deja un comentario