Podar el albaricoque

El albaricoque es una especie de fruta originaria de Asia Central y China y luego se extendió por todo el mundo, llegando a Europa ya en la época romana. Los albaricoques representan una de las frutas de verano más importantes y saludables debido a su alto contenido en betacaroteno y sales minerales preciosas.

Originalmente el albaricoque era una planta apta para climas continentales caracterizados por un cierto frío invernal, pero gracias a la presencia de nuevas variedades con bajas exigencias de frío, también se encuentra en zonas de clima templado y subtropical.

En el huerto ecológico mixto es posible introducir muchas variedades de albaricoque en diferentes periodos de maduración y manejándolos de forma natural es posible obtener excelentes producciones, siempre que exista constancia y pericia en las intervenciones a realizar. Entre las prácticas de cultivo, la poda es particularmente importante y debe hacerse conociendo la planta y su actitud productiva.

Cuando podar el albaricoque

La poda invernal del albaricoque podría realizarse hacia finales del invierno, pero como esta especie tolera mal los cortes grandes, es mejor evitarla y preferir una poda a finales del verano, durante un período de tiempo que va desde el momento posterior a la cosecha hasta la caída de las hojas en octubre. De esta forma la planta cicatriza mejor y no emite las características gomas de reacción de corte. La poda realizada en este período también tiene la ventaja de favorecer la preparación de los botones florales para la primavera siguiente.

En primavera puedes hacer algunos intervenciones en verde hacia abril-mayo, destinado a iluminar el follaje, controlando el vigor y tamaño de la planta. Las intervenciones consisten principalmente en el desmoche y aclareo de las vigorosas ramas mixtas, pero también en el aclareo del fruto que evita la alternancia de producción, y que garantiza un buen calibre al resto de los albaricoques.

Poda de granja

Durante el primeros años Desde la plantación, las plantas deben orientarse hacia la forma deseada mediante unas intervenciones de poda muy precisas que constituyen el fase de crianza, un período importante y delicado para la construcción del esqueleto de las plantas. Los albaricoqueros generalmente se cultivan en macetas y palmetas.

Frasco

El jarrón es la forma de cultivo que más favorece las tendencias naturales del albaricoque, y también la más adoptada en las zonas montañosas propias del cultivo de esta especie. El albaricoque en maceta también es adecuado para el pequeño huerto mixto o cuando se inserta una planta frutal en el jardín. Al tratarse de una forma bien abierta, la iluminación obtenida en el interior de la marquesina es óptima y la altura de la planta queda limitada (2,5-3 metros como máximo), lo que permite realizar la mayoría de las operaciones sin escaleras. El primer andamio de las ramas principales se encuentra a 30-40 cm del suelo, lo que significa que en el implante se desprende la varilla para favorecer la emisión de estas futuras 3-4 ramas.

Palmette

Los albaricoques se realizan a menudo con el sistema de formación de palmeta libre, una disposición adecuada para plantas profesionales que requiere la preparación de un sistema de soporte hecho de postes y alambres metálicos horizontales. Con plantas de vigor medio es posible adoptar distancias de plantación de unos 4,5 x 3 metros e inmediatamente después de la plantación las espigas brotan a unos 60 cm del suelo. Durante la primavera siguiente se eligen los brotes que formarán el primer andamio de ramas y se eliminan o acortan los que crecen en dirección a la entrehilera y los demasiado próximos a las futuras ramas. Después de la construcción del primer andamio, pasamos al segundo, posiblemente incluso al segundo año de la planta, para llegar al cuarto año con el tercer andamio formado, aprovechando el período intermedio para eliminar las ventosas, las ramas y los mixtos. ramas que se forman en exceso sobre las ramas.

Poda de producción

El albaricoque es parte de la familia de las Rosáceas y dentro de esta, el grupo de Fruta de piedra, caracterizada por producir frutos en ramas mixtas, brindilli mixtos y espuelas florales, los llamados “racimos de mayo”. Las variedades de albaricoque no son todas iguales en prevalencia para dar fruto en uno u otro tipo de rama y en términos generales podemos hacer lo siguiente distinciones, que también influyen en los métodos de poda.

  • Variedades como Antonio Errani, que dan fruto principalmente en dardos y tostadas: a finales de agosto-septiembre se eliminan los excesos de ramas mixtas y se aclaran los dardos y tostadas.
  • Variedades como la Bella di Imola, albaricoqueros que dan fruto en todo tipo de ramas y muestran constancia y abundancia de producción: en este caso intervenimos en la poda cuidando de renovar las formaciones fructíferas, eliminando las ramas mezcladas dentro del follaje y haciendo cortes de retorno para renovar ramas y espuelas, y adelgazar incluso en green.
  • Variedades como Pisana y Piera, árboles que producen principalmente sobre espolones y vigorosas ramas mixtas, dando frutos de buen tamaño. Con el tiempo, estas plantas tienden a vaciarse y a no tener mucho vigor, por lo que, al podar el albaricoque, son útiles los cortes de retorno energético en ramas secundarias de 2-3 años, que permiten la renovación de espolones productivos y también la emisión de ramas mixtas. En poda en verde (abril-principios de mayo), el exceso de ramas mixtas se aclara y las vigorosas brotan, con el fin de estimular la emisión de las ramas tempranas (es decir, las que nacen de las yemas del mismo año de formación) productivas.
  • Variedades como Aurora y Orange, que dan fruto principalmente en espuelas, tostadas, ramas mixtas y ramas tempranas. Son plantas de albaricoque vigorosas, de pobre cuajado, que se pueden podar al final del verano eliminando las ramas internas mezcladas y sobrantes, aclarando los brindilli y haciendo cortes en la parte posterior de las ramas que llevan las espuelas para renovar estas últimas. En poda en verde se vislumbran algunas ramas mixtas a 10 cm para estimular la emisión de ramas anticipadas.

Cómo podar: algunos criterios y precauciones

Algunas precauciones, en cambio, siempre son válidas para podar correctamente una planta de albaricoque, son criterios que merece la pena tomar nota para tenerlos en cuenta durante los trabajos de corte.

  • Las ramas mixtas deben ser raleadas si están en exceso, los brindilli de albaricoque vegetativo con el tiempo pueden volverse reproductivos y por lo tanto pueden quedar, mientras que los brindilli mixtos deben ser raleados, eliminando aquellos en exceso y tendiendo a cruzarse entre sí.
  • Los dardos floríferos son llevados por branchettes, que a finales de verano conviene adelgazar con cortes de retorno para tener nuevos dardos que den mejores frutos.
  • Los chupones, ramas vegetativas muy vigorosas que se originan en la base de la planta, son frecuentes especialmente en albaricoques injertados sobre myrobalan, que tiene tendencia a succionar. En estos casos son necesarias operaciones de corte para eliminarlos en la base, para evitar que resten energía innecesariamente a la planta.
  • Los chupones, ramas verticales que sin embargo se originan en ramas, deben eliminarse en la base, excepto en los casos en que puedan reemplazar ramas faltantes en los puntos más vacíos de la copa.
  • Los cortes de poda en el albaricoquero, como en el resto de plantas del huerto, deben realizarse por encima de una yema y estar inclinados y limpios, evitando astillas de madera.
  • Cuando las partes de la planta presentan síntomas de alguna patología como monilia, corineo o mildiú polvoriento, deben cortarse para contener la propagación del patógeno a las partes aún sanas.
  • Las herramientas de poda deben desinfectarse cuando ciertas plantas podadas han mostrado síntomas de enfermedad, especialmente si son virales.

Para mantener la planta equilibrada y sana, nunca debes excederte en los cortes, tanto porque el albaricoque cicatriza con dificultad, como porque los cortes grandes no tienen ninguna ventaja productiva, sino que estimulan a la planta a emitir nueva vegetación.

Deja un comentario